Escrito por:

Kidding: El Drama más profundo de Jim Carrey

Rafael Lechado

Rafael Lechado es el creador de Echados Viendo Tele, podcast hecho en Nicaragua acerca de series y películas, con una mirada sincera y desde adentro sobre lo que provoca este preciado entretenimiento.

23 marzo, 2020
|
Escrito por: Rafael Lechado

La era dorada de la tv es una realidad y sorprende cada vez más encontrar verdaderas joyas de originalidad, creatividad y autenticidad en ficciones extraordinarias y profundas. Eso y más, es Kidding, la serie de Showtime protagonizada por Jim Carrey.

En 2018 se estrenó su temporada debut y fue grandiosa, una de esas producciones televisivas que ningún seriéfilo debe perderse, y que sin embargo muchos lo hicieron por la misma cantidad de oferta que hay en la actualidad.

Y si decimos que la primer temporada fue excelente, hay que mencionar que esta segunda es otra maravilla. La carga emocional junto con actuaciones de primer nivel, más una estructura no lineal que fluye a distintas velocidades, convierte a Kidding en una poderosa arma para decir que en la tv hay mejores productos que en el cine.

La primer temporada de esta serie giraba en temática de encontrarse a uno mismo, sin embargo en esta segunda va más con el reconocerse y reconciliarse con lo que somos, así mismo con lo que son los cambios que nos da la vida y el cómo adaptarnos a ellos.

¿De qué trata?

kidding, jim carrey, serie,

Si nunca han escuchado de Kidding, aborda la vida de Jeff Piccirillo, o Jeff Pickles como es el nombre artístico, un hombre que ha dedicado toda su vida a un programa televisivo para niños, en el que habita en un lugar mágico con cataratas y muchas marionetas.

Pero no todo es felicidad en este hombre incorruptible e impoluto, detrás de esa sonrisa y voz melódica se esconde una gran tragedia familiar, ya que en un accidente de tránsito cuando viajaba junto a su esposa y sus dos hijos gemelos, uno de estos falleció, marcando un antes y después en su vida.

Desde entonces tratará de mantener a flote su carisma y buena vibra para entretener y educar a los niños del mundo, pero llegará un momento en que no podrá más y se quebrará.

Eso fue un poco lo visto en los primeros 10 episodios de esta serie. En esta segunda parte, las cosas arrancan justo con ese final emocionante que nos habían dejado, evolucionando a una historia compleja, a veces disparatada, en la que cada pieza encaja en un arco argumental de manera increíble.

Más capas en cada personaje

kidding, jim carrey, serie,

En esta segunda entrega de Kidding, que también cuenta con episodios con un promedio de 29 minutos de duración cada uno; vemos cómo el equipo creativo, que tiene nuevos nombres con respecto a la primer temporada, realmente tuvo la mesa servida para hacer lo que quisieran. El resultado es simplemente fabuloso.

A pesar que el aclamado cineasta Michel Gondry solamente dirige dos episodios en esta temporada, su mano e ingenio puede palparse en el tono de la misma. Y vaya que hay que decir que en estos episodios los giros y propuestas de cada capítulo son únicos, casi que son obras auto conclusivas en sí, con una potencia emocional auténtica y bien lograda.

Sobre todo resalto que además de Jim Carrey, cuyo performance es de los mejores de su carrera, el resto del elenco tiene el mismo espacio para brillar.

Judy Greer (Jill), Catherine Keener (Deirdre), Frank Langella (Seb) y hasta el talento joven del pequeño Will (Cole Allen) y la extraordinaria Maddy (Juliet Morris) -sobre todo esta última- es para aplaudir por una química sin errores más diálogos riquísimos en valor.

Surrealismo, magia y saltos en el tiempo

kidding, jim carrey, serie,

Definir en qué género encaja Kidding es complicado, pero a términos modernos y comprensibles puede decirse es la combinación de comedia y drama familiar.

Además le agrego que tiene libertades para navegar por la fantasía, el surrealismo, gozando de una estructura que vigoriza cada aspecto humano de sus personajes, desnudándolos en formas poco convencionales.

Hay episodios tan raros como musicales junto a Ariana Grande (sí, ella misma participando y cantando), unos con enseñanzas proféticas del Dalai Lama, hasta otros que entran al mundo fantástico con marionetas que hablan.

En cada uno de estos encontramos temas de luto, auto aceptación, el reconocimiento del pasado, los traumas que nos estancan en el presente; pasando por el humor negro con temas de sexualidad algo explícita, la privacidad con respecto a lo que consumen niños y niñas con aparatos conectados al internet, e incluso lo que significa ser o no un buen padre/madre.

Veredicto

Si buscan cómo rellenar el vacío existencial que dejó BoJack Horseman o gozan de series con tramas aparentemente aleatorias, extrañas y que te descolocan al estilo Atlanta, definitivamente que tienes que ver Kidding, además que no puedes perderte una de las actuaciones más profundas en la carrera de Jim Carrey.

Y, si ya son conocedores de lo que vieron en la primer temporada, sepan que esta segunda intenta superarse a sí misma. No tiene ningún temor en zarpar por otros espacios no explorados, llevándonos al pasado de estos personajes o mostrarnos sus inquietudes, calzando todo a la perfección.

Si quieres saber más de esta opinión, te dejo este capítulo del podcast que hago semana a semana:

Escrito por:

Kidding: El Drama más profundo de Jim Carrey

Rafael Lechado

Rafael Lechado es el creador de Echados Viendo Tele, podcast hecho en Nicaragua acerca de series y películas, con una mirada sincera y desde adentro sobre lo que provoca este preciado entretenimiento.

Una Respuesta a “Kidding: El Drama más profundo de Jim Carrey”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *