Escrito por:

Manos a las armas: ¿Vale la pena?

Mónica Castellón

Cinéfila, estudiante de comunicación

11 noviembre, 2020
|
Escrito por: Mónica Castellón
Manos a las Armas, la cinta de TNT Originals, nos demuestra que Daniel Radcliffe quiso hacer algo completamente diferente en su carrera. ¡Y lo logró!

Manos a las armas cuenta la historia de Miles (Daniel Radcliffe) un joven adulto, anteriormente un diseñador de videojuegos independiente, ahora es un mal programador para un desarrollador de juegos móviles con un jefe sin escrúpulos. Una buena noche, descubrirá la nueva sensación de las redes sociales en 2020, una plataforma llamada Skizm. Todos los internautas y delincuentes amantes de la violencia gratuita se conectan a este medio para ver a los participantes luchar a muerte. Miles busca un sentido en su vida que no puede encontrar en su trabajo o en sus relaciones románticas y sociales. Esta pérdida de sentido lo lleva a buscar emociones fuertes en internet al enfrentar impunemente a desconocidos detrás de su teclado.

Con unas cervezas en el cuerpo, Miles tiene la genial idea de enviar insultos a todos estos internautas, al denunciar esta cultura absolutamente horrible. Pronto, se dará cuenta del alcance de su error cuando criminales muy violentos ingresen a su casa para secuestrarlo. Al día siguiente, despierta y descubre un interesante cambio en su apariencia física: dos pistolas han sido clavadas en sus manos que imposibilita cualquier maniobra manual excepto apretar el gatillo. Ahora, sin saberlo, se encuentra inscrito en Skizm y recibe la orden de jugar para a matar a una talentosa rival llamada Nix (Samara Weaving) para salir de esta situación y posiblemente salvar a su novia (Natasha Liu Bordizzo).

Manos A las Armas

Una experiencia diferente 

La película escenifica la experiencia del jugador / juego y transforma la experiencia en un vínculo social real donde la interacción ya no es virtual y donde cualquiera, incluso contra su voluntad, puede convertirse en un héroe a los ojos del mundo entero. De esta manera,  profana las prohibiciones morales cada vez más depuradas en nuestra sociedad moderna bañada en violencia. Esta película nos presenta lo que podría suceder en una sociedad que se vuelve dependiente de las malas noticias, la violencia, la guerra y la injusticia.

Una vez que vamos a Miles armado con sus armas y se da cuenta que su vida está en peligro, la película realmente puede comenzar. Y hay que reconocer que durante un tiempo de la película funciona, principalmente porque tiene momentos divertidos. 

La historia se complica un poco más con la llegada de la ex novia de Miles en el juego, el pasado de Nix resurge y poco a poco descubrimos las pequeñas tramas que tienen lugar a sus espaldas. Daniel Radcliffe nos ofrece una actuación enérgica, loca y sin filtros. Su compañera Samara Weaving, tampoco se queda fuera con un personaje más oscuro y lleno de acción.

Manos A las Armas

Lo malo 

La película provocó mucho que hablar sobre el aumento de la violencia y el uso excesivo de armas de fuego. Un tema relevante y mordaz que desafortunadamente la película lo explota y genera una historia poco agradable, por sus escenas huecas y el discurso sobre la sociedad moralmente decadente.

Las escenas de acción son muy infladas y mal ejecutadas con efectos especiales y esto provoca que no se sienta espontánea. El concepto es interesante en sí mismo, pero la narrativa no le hace suficiente justicia. Por supuesto, no todo es tan malo y existen momentos que nos entretiene fácilmente con la acción repetida, la historia cómica y los numerosos guiños a nuestra cultura en la era digital. 

En conclusión, Manos a las armas no atraerá a todos, es violento, hay exceso de disparos, sangre y violencia extrema. Sin embargo, cierta audiencia aficionada del género lo verá como un entretenimiento fácil y atractivo. Además, Daniel Radcliffe hizo su película más violenta e incorrecta de su joven carrera , y es complicado verlo así. 


¿Qué opinan cinefilias y cinéfilos? ¿Ya vieron Manos a las armas? ¡No se la pierdan por TNT!

Escrito por:

Manos a las armas: ¿Vale la pena?

Mónica Castellón

Cinéfila, estudiante de comunicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *