Escrito por:

Wonder Wheel

Colaborador Fuera de Foco

16 enero, 2018
|
Escrito por: Colaborador Fuera de Foco
  • Woody Allen es de esos directores que todos conocemos, y que siempre nos trae una película de calidad. ¿O no?

En el Coney Island de la época de los 50’s, conocemos a Mickey (Justin Timberlake), el salvavidas de la zona. Un soñador que quiere ser escritor, y quien será nuestro narrador a lo largo de la película, rompiendo la cuarta pared en el camino. Mickey se enamora de Ginny (Kate Winslet) una mesera que en su juventud quiso ser actriz. Ahora es una mujer infeliz y volátil, pero que comparte con Mickey gustos en común. Cosa que no puede decir de su actual marido, Humpty (Jim Belushi).

Las cosas empeoran cuando la hija de este último, Carolina (Juno Temple) llega buscando refugio al estar huyendo de su mafioso marido.

Como verán, es la típica película de Allen: situaciones poco comunes de gente normal, pero que pueden llevar a enredos divertidos de ver. Sin embargo, falta ese humor, acidez o ingenio que caracterizan las cintas de Allen. Me sentí mas agobiada que entretenida mientras veía la película.

Y estamos conscientes de que Allen no siempre ofrece emociones agradables o soluciones sencillas. Pero sí solía ser una apuesta segura en cuanto a presentar un guión ingenioso, y aquí pareciera que se copia a si mismo. Y que además, no lo hace bien.

Winslet da una buena interpretación, pero su personaje genera sólo desprecio, en lugar de empatía. Timberlake no convence como actor, y el estar al lado de ella no le ayuda en lo mínimo.

La resolución es cruel, y no parece haber ninguna consecuencia al respecto. Ginny toma una decisión, tomando como excusa el dolor que alega sentir. Y con todo eso, las cosas terminan exactamente igual que donde empezaron. ¿Cuál fue la función de este viaje entonces? Donde ni siquiera la pasamos tan bien, por cierto.

Lo que sí se puede destacar es el manejo de la luz, el cual es bellísimo. Sabe jugar muy bien con el hecho de que todos los personajes interactúan en un área de juegos y por lo tanto, la luz de la rueda de la fortuna es una constante. Se adapta a las emociones de ellos y el resultado en pantalla es muy atractivo.
En conclusión, a los fans de Allen seguro les va a encantar. Para el resto, creo que podemos encontrar mejores cintas del director en Netflix. 

Por cierto ¿alguien podría explicarme que agrega a la historia el niño pirómano? Justo no lo nombre hasta ahora porque no me pareció relevante.

¿Qué les pareció a ustedes? No olviden poner su opinión en los comentarios.

Calificación:

 

 

Escrito por:

Wonder Wheel

Colaborador Fuera de Foco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *