Escrito por:

7 Series de Disney Channel

Fer Ramirez

Conductora en Fuera de Foco y Fan Service. Storyteller, seriéfila, y saco de hiperactividad. Todos somos historias al final, sólo hay que asegurarnos de que sea una buena.

13 marzo, 2018
|
Escrito por: Fer Ramirez

La televisión, como todo en la vida, se divide en generaciones. Por un lado están los chicos de los 80, quienes crecieron con caricaturas antes de la llegada del nuevo milenio. Y por otro, la generación Z; nacidos a finales de los 90 y principios de los 2000s, cuya mayor influencia televisiva es claramente Disney Channel y Nickelodeon.

Hoy recordamos esa época en la que todo era fácil; y cuando lo que más te preocupaba era que nadie descubriera que Miley era Hannah Montana.


7. Phil of the Future

Tal vez éste show no te es tan familiar como los siguientes; no obstante, Phil of the Future encantaba a públicos de chicos y chicas por igual con sus gadgets futuristas y aventuras que todos habríamos querido tener en la secundaria.

Aún encantado con esa esperanza tecnológica de los 90 (en la que el futuro era algo que desear y no un universo distópico); Phil nos producía envidia por la época tan cool en la que le había tocado vivir a él, a pesar de los líos en el tiempo.


6. Hannah Montana

¡Miren todos, es Hannah Montana! De día, Miley Stewart era una adolescente normal con problemas comunes; y de noche… o cuando se suscitaba un concierto, se convertía en la fabulosa Hannah Montana, estrella pop internacional.

Al lado de Lily, Oliver, Jackson y su padre; Miley aprendería varias lecciones sobre la vida y el amor… literalmente; al mismo tiempo que enamoraba fanáticos con su música.


5. Kim Possible

Por lo general no solemos contar series animadas dentro de los shows más cool de una época. Sin embargo, Kim Possible se merece un lugar en la lista por una simple razón: Todos queríamos ser agentes secretos y temerarios como ella.

Tutu tirutiturú, llama, grita, si me necesitas.


4. The Wizards of Waverly Place

Si algo hace bien Disney, es contar historias en torno a la magia. Selena Gomez protagonizaba éste show en las botas de Alex Russo; una joven y rebelde hechicera que causaba más problemas de los que solucionaba.

Con sus hermanos, Justin Russo, el sabelotodo e hijo perfecto; y Max, el torpe e inocente hijo menor; Alex debería luchar por aprender todo en relación a la magia y convertirse en la hechicera de la familia. Eso sí, topándose con algunos vampiros, hombres lobos, y escuelas de hechicería en el proceso.


3. The Suite Life: Zack & Cody

Zack y Cody (Dylan y Cole Sprouse) vivían lo mejor de sus vidas en el Hotel Tipton.

Liderado por Moseby, el Hotel Tipton estaba lleno de las personalidades más cool: Maddie, London, e incluso Arwin, acompañaban a los gemelos en las travesuras más divertidas de la televisión.


2. That’s So Raven

Antes de que todos los shows de Disney Channel giraran en torno a la música y el baile, Raven Baxter añoraba el mundo de la moda. Con el sueño de convertirse en diseñadora, Raven pasaba su vida en la preparatoria; pero con un pequeño detalle: podía ver el futuro. Por lo general, sus visiones no eran del todo acertadas; cosa que llevaba a Raven, Chelsea y Eddie a meterse en líos.

Actualmente, That’s So Raven cuenta con una continuación al aire: Raven’s Home.


1. Lizzie McGuire

Si había una serie que exponía la verdad sobre lo difícil que era crecer, era Lizzie McGuire. Protagonizada por Hilary Duff, en este show vivíamos todo desde los ojos de Lizzie; quien junto a Gordo y Miranda, hacía su esfuerzo por sobrevivir la escuela, las bromas de su hermano menor, y los choques con Kate Sanders.

A lo largo de sus capítulos se abordaban varios temas reales que todos vivimos durante la adolescencia… aunque en ese tiempo todavía éramos niños.


¡Cinéfilos! ¿Tienen algún show favorito de Disney Channel que olvidamos mencionar? ¿Les gustaría ver un top de series de Nickelodeon?

Déjenlo en los comentarios.

Escrito por:

7 Series de Disney Channel

Fer Ramirez

Conductora en Fuera de Foco y Fan Service. Storyteller, seriéfila, y saco de hiperactividad. Todos somos historias al final, sólo hay que asegurarnos de que sea una buena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *