Escrito por:

Una década del cine mexicano para el olvido… ¿O no?

Angel Sánchez

Mexicano. El raro de la Familia, Cinéfilo y Seriéfilo, Un poco Loco y amante de los Libros... “A los sueños hay que llegar caminando... ¡Que Corran Todos los Demás!”

12 diciembre, 2019
|
Escrito por: Angel Sánchez

Muchas producciones al año, pero muy pocas de provecho para el cine mexicano.

Se acaba una década más y las producciones del cine mexicano siguen sin ser del agrado de la mayoría, a pesar de que cada año se lanzan por lo menos dos cintas al mes. Quizá esto se deba a la trama tan repetitiva y generica que ofrecen, la limitada gama de actores que suelen protagonizar las historias, el recurrente género de la comedia/romántica o el excesivo uso de chistes ridículos.

Pero no, probablemente no toda la carga esté en la producción como tal, ya que la propia audiencia continuamente se da cita en los estrenos para otorgar una buena taquilla a las películas mexicanas. Sin embargo, en algunos casos, aquellas que obtienen menos ingresos son precisamente las que han roto barreras y han trascendido incluso a terrenos internacionales, ganando reconocidos galardones en festivales.

Pero esto no para ahí, la cantidad de salas y el tiempo en cartelera que obtiene una película como Nosotros los Nobles (2013), No Se Aceptan Devoluciones (2013) o No Manches Frida (2016); son comunmente mayores a comparación de películas como La Camarista (2018) o Heli (2013).

Muchos son los factores, lo cierto es que tampoco se sabe apreciar el denominado «cine de arte», pues en un sector de la sociedad se tacha de «aburrido» y no se le da la relevancia de que ha llevado a representar a México en el mundo.

Por ello acá reunimos las mejores cintas del cine mexicano que nos ha dejado la década y que merecen ser reconocidas y vistas por todos. Curiosamente su temática es muy distante a la comedia, mostrándonos una crítica a la parte política, social y económica del país. 


La Jaula de Oro (2013)

Esta producción fue el primer largometraje de Diego Quemada-Díez, proyectado incluso en el Festival de Cannes. Refleja una dura realidad que atraviesan cientos de mexicanos y centroamericanos que buscan llegar a la frontera con Estados Unidos y vivir el tan anhelado «Sueño Americano».

En la mirada de unos jóvenes a bordo de «La Bestia», el director tratará de mostrar los peligros que conlleva atravesar un país como lo es México, sumando a la ola de violencia, problemas como la discriminación y el miedo. 


Vuelven (2017)

El cine mexicano ha recurrido en diversas ocasiones al género de terror, sin obtener resultados del todo satisfactorios. Sin embargo, esta cinta  logró impresionar a Stephen King, quien se ha ganado su lugar como uno de los maestros del terror con sus innumerables historias. Pero más allá de este hecho, Vuelven logra atraparte con su elenco infantil y su cruda trama desde que comienza la película, el miedo que acá experimentarás no será por monstruos  ni fantasmas, sino por la terrible realidad en la que vivimos: la inseguridad y el pavor de no saber si la violencia te permitirá regresar a casa con vida. 


Las Elegidas (2015)

Lo brillante de esta cinta es la forma en que el director David Pablos logra contar la historia de aquel joven que se dedica a conseguir mujeres para la trata de blancas, el negocio familiar al que ha sido obligado a pertenecer. Plasmando una atroz realidad sin caer en lo sensacionalista, una decisión acertada tratándose de un tema tan delicado y presente en México; y que en el cine mexicano pocos se habían atrevido a tocar.


Sueño en Otro Idioma (2017)

México siempre ha sido representado por su megadiversidad y riqueza cultural, sus lenguas indígenas son un patrimonio irremplazable y su extinción para muchas de ellas pareciera que está muy cerca. Justamente sobre eso el director Ernesto Contreras decidió hacer consciencia en esta historia, sobre la importancia de mantener vivas aquellas lenguas representativas de las culturas mexicanas y no sólo eso sino de la identidad misma. Esta producción es más compleja de lo que podría aparentar, nos acerca además a temas como la vejez, la diversidad y el amor.


El Infierno (2010)

El director Luis Estrada se convirtió en un destacado del cine mexicano desde que presentó La Ley de Herodes (1999), donde su crítica al sistema político impactaría a la comunidad. Pero eso no le bastaría y poco más de una década después se atrevería a realizar El Infierno, cinta en la que encontraremos a base de humor negro, la realidad de la lucha contra el narcotráfico, además de la violencia y corrupción que existe en torno a este problema que aqueja a México desde hace años.


Güeros (2014)

Alonso Ruizpalacios recurriría a la técnica de «blanco y negro» para ofrecer una historia de amistad y juventud bastante memorable. Cada uno de sus eventos inesperados te mantendrán con interés, su peculiar comedia te divertirá y el recorrido por algunos lugares representativos de la Ciudad de México; te harán conectar con la cotidianidad de este lugar y el espíritu aventurero que tienen los jóvenes por vivir más allá de su triste realidad. Por todo esto le valió el reconocimiento de la crítica en el Festival de Berlín en 2014.


Después de Lucía (2012)

Con una trama sobre la falta de comunicación, el abuso escolar, la hipocresía y la violencia; Michel Franco aportaba al cine mexicano una cinta necesaria para los problemas que comenzaban a tener un despliegue preocupante en la sociedad.

El bullying y sus verdaderas consecuencias son reflejadas en una joven que acababa de perder a su madre, se había tenido que mudar, se encontraba en depresión y, por si fuera poco, ahora lidiaba con los maltratos de sus compañeros de escuela, hecho que mostraba como incluso los jóvenes podrían ser los más crueles.


Las Niñas Bien (2018)

El cine mexicano suele presentar la terrible realidad de la sociedad de este país, principalmente de aquellos sectores que se encuentran marginados o en crisis. Pero Alejandra Márquez Abella decidió mostrar todo lo contrario y relatar una historia donde el protagonismo lo tienen cuatro mujeres ricas del México de finales de los 70 y principios de los 80, que se verán afectadas por una crisis económica. 

No se trata de una comedia como nos tienen acostumbrados, sino de un reflejo de la llegada del neoliberalismo al país, desde el punto de vista del tan individualista uno por ciento de los que están hasta arriba en la escala social y sobre todo del papel que juega la mujer en una sociedad clasista, machista y llena de desigualdad.


Los Insólitos Peces Gato (2013)

Claudia Sainte-Luce entendió que la familia en México es el aspecto más importante para cualquier persona: son aquellos que se encontrarán a tu lado aún en los momentos más difíciles y que incluso no hace falta de un lazo de sangre para poderlos llamar «familia». Así fue como surgió la historia tan conmovedora sobre una joven callada y solitaria que termina hospitalizada, y justo ahí conoce a una mujer que tiene los días contados y que, junto a sus cuatro hijos, la adopta como parte de su familia.

Una producción independiente que nos enseña que todos necesitamos la compañía de alguien para poder llevar una vida mejor y que siempre ayuda tener una familia, la cual no debe ser necesariamente de la misma sangre.


Roma (2018)

Por supuesto que la joya más brillante de la corona es el extraordinario trabajo que realizó Alfonso Cuarón en la historia basada en su propia infancia, mostrando bajo un formato en blanco y negro, un panorama realista y emotivo de los conflictos domésticos y las jerarquías sociales durante aquella agitación política que existía en los años 70.

Roma se convirtió en una de las películas más destacadas del cine mexicano a nivel internacional; en cualquier festival en el que era presentada, fue aplaudida y reconocida, a tal punto de obtener varias nominaciones a los premios más codiciados de la industria, ganando el Oscar a Mejor Película Extranjera, además de Mejor Dirección y  Mejor Fotografía para Cuarón. 

Fue elogiada por la crítica por sus aspectos visuales y auditivos, catalogandola incluso como una «obra maestra». Sin embargo con el público en general las opiniones fueron muy divididas, hay quienes la amaron, la disfrutaron, agotaron las entradas para su proyección en los limitados cines y vieron en repetidas ocasiones en Netflix; y quiénes no la terminaron de ver, la catalogaron como «aburrida» o simplemente no la vieron por desinterés.

La realidad es que al cine mexicano le hacía falta una película como Roma que perdurará por mucho tiempo en la historia.


Esperemos que pronto el cine mexicano se encuentre lleno de más diversidad y de mejores historias por contar.

Ahora compartanos cinéfilos y cinéfilas ¿Cuál es su top de mejores películas mexicanas de la década?

Escrito por:

Una década del cine mexicano para el olvido… ¿O no?

Angel Sánchez

Mexicano. El raro de la Familia, Cinéfilo y Seriéfilo, Un poco Loco y amante de los Libros... “A los sueños hay que llegar caminando... ¡Que Corran Todos los Demás!”

2 Respuestas a “Una década del cine mexicano para el olvido… ¿O no?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.