Escrito por:

La narrativa de la violencia

Colaborador Fuera de Foco

15 mayo, 2018
|
Escrito por: Colaborador Fuera de Foco

 La noche del 15 de marzo del 2018; unas personas entraron a la casa de Graciela y Sol Cifuentes para arrebatarles la vida. Graciela era fotógrafa y maestra de la UNAM; su hija Sol de veintidós años era estudiante de arquitectura en C.U. Ambas fueron brutalmente atacadas, apuñaladas y Sol fue violada. Lo más sorprendente es que los acontecimientos se dieron a conocer un mes después; por la difusión en las redes sociales. Anteriormente ningún medio de comunicación le dio cobertura y aún hoy no encuentran a los responsables.

El 19 de marzo desaparecieron en Jalisco tres estudiantes de cine de la universidad de Guadalajara. Sus nombres eran Javier Salomón Gastélum, de 25 años; Jesús Daniel Díaz y Marco Francisco Ávalos, ambos de 20 años. Quienes según declaraciones oficiales; fueron interceptados por el Cartel Nueva Plaza, asesinados y disueltos en ácido.

Es realmente preocupante e indignante la muerte de personas inocentes y que dichos actos queden impunes. Son insoportables los niveles de inseguridad y violencia a los que ha llegado México.

Y es realmente importante y admirable la labor que hacen algunas personas; al unir estas problemáticas en el país con la cinematografía y lograr así convertir al cine no solo una expresión artística; si no también, en un medio de denuncia social.


La libertad del diablo, 2017:

Everardo González es un director de cine documental cuya obra se considera una de las más sólidas en América Latina. Su trabajo se caracteriza por la inquietud de plasmar problemáticas sociales y situaciones cotidianas, todo dentro de un mismo plano. Sus filmes se han exhibido en festivales como el IDFA, el Festival Internacional de Cine de Locarno, el BAFICI, el Festival Internacional de cine de Guadalajara y el FICM.

La libertad del diablo es un documental construido en base a testimonios de personas cuyos seres queridos desaparecieron o murieron víctimas del narcotráfico y corrupción; y de personas que llegaron a perpetuar dichos actos. Por un lado escuchamos testimonios que carcomen el interior; que despiertan a una realidad. Escuchamos a personas que perdieron a una parte de sí. A su madre, a sus hermanos, a sus hijos, y por un momento se siente el miedo de ambas posiciones. De perder y ser perdido. Este tipo de Film, lejos de ser un material de entretenimiento o informativo; es un documental que se vuelve necesario que lo vea cada persona que vive en México. Para despertar a una realidad que no es para nada lejana, a una ventana que está al lado de nosotros y que hemos mantenido cerrada; es necesariamente obligatorio ser consiente y sensibilizarnos hacia estas situaciones.

Es importante aclarar que víctimas y victimarios que dieron sus testimonios en el documental, querían escucharse entre sí. El documental deja vislumbrar el hecho de que las personas que “Jalan el gatillo”; como dice Everardo, no están plenamente conscientes. Claro que esto no es en ninguna medida una justificación para sus acciones. Estas personas están inmersas en un sistema roto y corrupto; que no brinda las oportunidades y ayuda necesaria a los “huérfanos de la violencia”. Que propicia en cierta medida este círculo de violencia que cada vez se repite más y más; fuente de la venganza y la incapacidad.  El material aborda el tema de la violencia de una manera muy pura y directa. Nos confronta con el amor, el odio, la esperanza pero sobre todo con la impotencia.

 


Las elegidas, 2015

Cuando la investigación me llevó a estar frente a chicas que fueron víctimas de trata, quedé muy conmovido. Conocí a través de ellas el horror que vivieron y aposté por filmar de una manera respetuosa. Si hubiera tomado el camino fácil, nadie aguantaría más de 15 minutos en la sala de cine.” Declaro el director, David Pablos.

El estreno mundial de Las elegidas, dirigida por Pablos, fue en Un Certain Regard; sección en Cannes que se encarga de fomentar y reconocer obras innovadoras y atrevidas de autores jóvenes o no conocidos, del mismo Festival en 2015.

Algo que me encanta del cine es cuando éste transmite y representa problemáticas sociales fuertes; y dicho es el caso de Las elegidas. La historia aborda la problemática del tráfico de mujeres a través de la historia de Ulises y Sofía. La familia de Ulises se dedica a la trata de personas y es el trabajo de él, encomendado por ellos; engañar a mujeres para después forzarlas a prostituirse en una casa de citas. Sofía, su actual novia, es la desafortunada en la que Ulises puso su mirada. Aunque Ulises se enamora de Sofía, desgraciadamente no puede hacer mucho para evitar los intereses de su familia.

Me parece algo sumamente admirable la manera en que la crueldad, fusionada con el realismo que se nos presenta, no caiga en el morbo o en el exceso. Esta película no necesita de imágenes fuertes para captar la seriedad del mensaje. La violencia en el film esta conectada con la narrativa, para ir creciendo paulatinamente, sin prisas; llegando a ti de una manera directa y dura. Como un golpe, porque sabes que estas situaciones son reales, y que realmente hay gente sufriendo.


La plaza de la soledad, 2016

“Sí. Quería hablar de prostitución, y eso es implicaba hablar sobre la desigualdad y la transgresión, sobre el cuerpo, el sexo, la maternidad, la niñez y la vejez, el amor y el desamor. Después de 5 años de fotografiarlas, comprendí lo que buscaba: desentrañar los secretos y los significados que el cuerpo de las mujeres encierra.” Expone la directora del Film, Maya Goded.

Sin duda el resultado es un trabajo sumamente poético, frente a nuestros ojos se desmaraña la vida cotidiana de siete prostitutas de la Ciudad de México. Podemos ver sus miedos y sus anhelos atreves de la cámara de Goded, porque ellas confían en Maya. Porque Maya ha sido parte de sus vidas por cinco años y sólo ella puede adentrarnos a sus almas, a sus cuerpos, a su espíritu. De cualquier modo entendemos el significado de la soledad y del amor en cada palabra dicha por estas mujeres, y sin darse cuenta cada una de ellas es arte en sí misma.

La violencia es el miedo, la incertidumbre, la soledad de siete mujeres en una sociedad que se ha esforzado por mantenerlas lejos. Pero esta violencia es resultado de esta sociedad.


A través de estos trabajos hay un claro compromiso de cada uno de los participantes hacia la sociedad y hacia la difusión de temas complicados; pero necesarios para la conformación de una conciencia nacional. Estos tres directores emprendieron una tarea sumamente noble basada en una fuerte investigación y es por esto que cada imagen presentada tiene un significado sumamente valioso.

Por último, te invito a comentar tu opinión a cerca de estos temas.

Escrito por:

La narrativa de la violencia

Colaborador Fuera de Foco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *